Las mejores pistas de Esquí de Europa

Europa cuenta numerosos lugares para esquiar y disfrutar de una buena oferta de a près-ski. Por eso hemos seleccionado las pistas de esquí más espectaculares para que dejes toda tu adrenalina en la pista y acabes de perfeccionar esos saltos que todavía se te resisten.

A estas alturas del año, la nieve ya ha cubierto casi todas las cumbres españolas y europeas y la mayoría de las estaciones de esquí están funcionando a todo gas. Si aún no tienes claro a dónde ir para deslizarte por las montañas, continúa leyendo por que te recomendamos las mejores.

 

Candanchú (Huesca)

La más antigua de España. Está situada entre Francia y el pirineo aragonés,  Candanchú es también una de las estaciones más pintorescas y paisajísticas. Frecuentada por familias, constituye una de las mejores estaciones para iniciarse en este deporte, debido a su amplia extensión en la zona de principiantes. Para los más expertos, existen célebres recorridos fuera de pista como el Tubo de la Zapatilla y Loma Verde. Precios razonables, ambiente distendido y personal muy amable, son algunas de las opiniones de los clientes alojadas en resorts cercanos a esta estación. La ausencia de grandes multitudes es uno de sus mayores atractivos.

Pero hay vida más allá de los Pirineos y otra de las pistas más conocidas para los fanáticos de la nieve está en Suiza.

Zermatt (Suiza)

Zermatt es un sitio increíble. Podemos destacar que en el pueblo no se permite circular con vehículos que no sean eléctricos, por lo que si viajas en coche deberás dejarlo en la ciudad antes de llegar, Taesch. Es un destino turístico muy elitista y sus precios así lo demuestran, tanto en el pueblo como en la propia estación, donde puedes hacer heli-esquí y lanzarte desde lo alto de las cumbres suizas. ¿Te atreverías con esta modalidad tan arriesgada?.

No es recomendable para aquellos que todavía son novatos, pero en total son 360 kilómetros a disposición del aficionado y la posibilidad de esquiar en verano en el Matterhorn Glacier Paradise, que a 3.883 metros de altura se convierte en la zona de esquí de verano más alta de toda Europa.

Baqueira Beret (Valle de Aran, Lérida)

La estación de esquí de Baqueira Beret se encuentra en pleno Val d’Aran,  en un entorno mágico, casi de cuento, con vistas a cumbres de montañas que superan los 3.000 metros de altura, por eso es el lugar escogido por la realeza y muchos famosos para practicar los deportes de invierno. Cuenta con 105 pistas, un snowpark, un stadium de slalom y un Ski Kronos.

Destacan en este valle los pueblos con tejados de pizarra característicos que conservan un patrimonio artístico-cultural de enorme riqueza.

Chamonix (Francia)

A los pies del Mont Blancel Valle de Chamonix es una leyenda dentro del esquí. Son muchos los dominios esquiables que engloba este valle y se puede esquiar en ellos con dos forfaits diferentes: Chamonix Le Pass, que incluye Brévent/La Flégère, Domaine de Balme y Grands Montets (con un total de 115 kms), y Mont Blanc Unlimited, con el que también puedes esquiar en estaciones contiguas de Italia y Suiza hasta unir 410 kms de pistas.

Los paisajes desde cualquiera de estas montañas son dignos de recordar, pero las vistas desde el teleférico de L’Aiguille du Midi, que asciende hasta los 3842 metros, te dejan sin palabras. Chamonix tiene pistas para todos los niveles y una opción que los más experimentados no dejan escapar: el descenso de 24 kilómetros por La Vallee Blanche.