Mantener la compostura en situaciones de estrés

¿Alguna vez te has sentido abrumado por no tener control sobre tu nivel de estrés? Seguro que has respondido que sí. Si no ha sido así, eres afortunado. Si quieres saber cómo lidiar con el estrés puede ser muy útil saber que es una emoción que surge principalmente debido a tus pensamientos. Tener control sobre tus emociones y pensamientos es el primer paso para lidiar con el estrés de forma exitosa.

El día a día conlleva tomar decisiones de vital importancia, un trabajo donde se exige un liderazgo firme y de éxito y no existe la palabra fracaso. Pero como todo, la vida no es blanco o negro; bueno o malo. Es complicado mantener la cordura / concentración en momentos de tensión y estrés por eso es importante tener la mente clara y ser honesto con nosotros mismos y nuestro equipo.

¿QUÉ TE PUEDE AYUDAR?

  1. Identifica aquello que te genera tensión el trabajo. Mantén un diario durante una semana o dos para identificar qué situaciones te crean más estrés y cómo respondes ante ellas.
  2. Desarrolla respuestas saludables.
  3. Establece límites.
  4. Tómate tu tiempo para descansar.
  5. Aprende a relajarte.
  6. Habla con tu jefe.
  7. Consigue algunos apoyos.

 

 

Sólo podrás controlar e influenciar el nivel de estrés si aceptas el hecho de que la razón para sentirse estresado/a se encuentra dentro de ti mismo. Lidiar con el estrés sólo es posible conociendo los motivos exactos por lo que surge la presión mental.

Un “diario de estrés” puede ser una técnica de poderosa ayuda. Cada vez que te sientas estresado/a escribe la situación o la razón que provocó ese estrés y tu reacción en el diario. Después de hacer esto durante un tiempo te darás cuenta de los verdaderos patrones comunes que han causado el estrés.

Si te estresas demasiado seguro que sueles pasar por alto el tiempo para relajarte y meditar sobre tu vida y tus actividades. Es importante que cada día tomemos un tiempo para despejar la mente y concentrarnos en nosotros y nuestras actividades y necesidades. Una de las mejores alternativas es la meditación, actividad que ha dado resultados muy buenos de acuerdo con diversos estudios médicos.  Hacer deporte o llevar una dieta equilibrada son puntos clave para reducir el estrés. Ya sabemos que la dieta perfecta no existe, cada uno de nosotros debe aprender a combinar los alimentos que le den los nutrientes que necesita para su estilo de vida.